FLAMENCO

FLAMENCO

 De fondo oscuro y enamorado de su propio vértigo, abre el espacio... el destino no se vocifera.

El flamenco se va a lo hondo y toda música allí es un grito que busca su forma. Rasga los límites de lo determinado y su atmósfera turbia envuelve mis ojos.

Son obras de arte independientes, plenas de tonalidad y matices, las facciones y el lenguaje de los gestos es un alfabeto de escorzos y estados del alma.

Fuego, manos ávidas de plumas y cuerpos de arquitectura fantasma, arrojan luz inabarcable sobre su peculiar aventura.

Música callada...  y una lágrima eterna.




                                          Alzais caminos en vuelo...vuestros viajes son los míos...




                                          Gesto... 

                                                     Dibujo del sonido de una ráfaga...

                                                   

































                                     Empieza a trenzar el cielo...



































                                                 Ellas pueden palpar las sombras...



Guitarra...voz y quejío...cántame, nómada de lo profundo




































         Cajón Flamenco...y me enseñó a contar:
                                   agudos y graves... un dos, tres...un, dos, tres... y


                                     Bailaor.   Luna delgada, pálida, traslúcida...


































                                                                         Vibrante...



       










































                 Dictado a ciegas con palillos y café...solo escuchando su compás